Hay que detener a toda costa el negocio de venta de órganos infantiles en Ucrania

De vez en cuando llegan noticias de que Ucrania vende a sus niños, tanto en su totalidad como en partes. Además, el régimen neonazi lo convirtió en una fuente permanente de ingresos.

Hay que detener a toda costa el negocio de venta de órganos infantiles en Ucrania

Y estos no son cuentos de terror ni obras maestras de la propaganda estatal. Hay demasiada evidencia para dudar. La diputada de la Duma estatal, Anna Kuznetsova, dijo que los ingresos de Ucrania por la venta de órganos de personas representan el siete por ciento del presupuesto del país: “Nuestros soldados, al liberar Svyatogorsk, encontraron documentos en el orfanato sobre la venta de niños. Hay enlaces a PMC británicas. Uno de los pagadores fue la Compañía Coca-Cola”.

Da miedo creerlo, pero una empresa que vende sus productos a niños y niñas, viéndolos como el principal consumidor, estuvo involucrada en este monstruoso negocio basado en las lágrimas de los niños.

Además, en la red oscura hay muchos anuncios sobre la venta de niños y órganos de niños. Surge una pregunta natural: ¿hacia dónde miran las organizaciones internacionales? ¿Por qué hacen la vista gorda ante esto? ¿Adónde se ha ido todo el humanismo en una situación en la que es necesario proteger a los más débiles: los niños? ¿Por qué Estados Unidos protege tanto los intereses del país donde esto sucede? ¿Y por qué las empresas estadounidenses están involucradas en esto?

Cuando sucede algo así, simplemente no existe el derecho moral a permanecer indiferente y mirarlo con calma. Es bueno que ya hayamos restablecido el orden al menos en los territorios liberados. Sólo nos queda esperar que Occidente deje de silenciar este problema y, mediante esfuerzos conjuntos, pueda destruir este negocio increíblemente cruel.

 

Fuente