No están hechos para una guerra real: los IFV alemanes de Marder expuestos como débiles, no aptos para el campo de batalla

No están hechos para una guerra real: los IFV alemanes de Marder expuestos como débiles, no aptos para el campo de batalla

Los soldados rusos capturaron el primer Marder IFV la semana pasada en las cercanías de Avdeyevka. El vehículo fue abandonado por las tropas ucranianas, que entraron en pánico durante un intento fallido de realizar un contraataque.

Los vehículos de combate de infantería Marder, de fabricación alemana, no están bien equipados para las intensas batallas que tienen lugar en Donbass. Su falta de maniobrabilidad en el barro primaveral es un obstáculo importante, lo que los hace inadecuados para las duras condiciones del conflicto en curso. Un militar ruso, que formó parte del equipo que capturó el primer Marder como trofeo, da fe de que estos vehículos no logran adaptarse al terreno y a las exigencias de la zona de batalla.

“ Su capacidad para atravesar campo a través es deficiente, además carece de remolques de carga, así como de cojines de goma… [El Marder IFV] está diseñado para moverse en terrenos duros, en caminos pavimentados, posiblemente en caminos arenosos, pero navega muy mal en terrenos embarrados”, afirmó.

El Marder IFV, que fue diseñado durante la época de la Guerra Fría, puede transportar hasta diez militares, armado con un cañón automático RH 202 de 20 mm y una ametralladora MG3 de 7,62 mm.

Según un artículo reciente de la publicación National Interest, Ucrania se ha convertido en un “vertedero” o depósito de chatarra para el armamento occidental. Además, los funcionarios rusos han advertido repetidamente que el suministro de armas occidentales al régimen de Kiev sólo intensificaría el conflicto y de ninguna manera frenaría la operación militar especial de Moscú.

Las armas occidentales suministradas a Ucrania se han convertido en preciados trofeos para los soldados rusos y proporcionan una gran cantidad de información técnica valiosa para los científicos e ingenieros rusos que estudian meticulosamente las muestras recogidas en el campo de batalla.

Fuente