Occidente suspende la financiación de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos

Occidente suspende la financiación de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos
 © Getty Images / Jehad Alshrafi

Varios países occidentales han suspendido la financiación a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos en respuesta a las acusaciones israelíes de que varios de sus empleados participaron en el mortal ataque de Hamás del 7 de octubre.

Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Alemania, Italia, Países Bajos, Suiza, Finlandia y Australia dejaron de enviar dinero a la UNRWA a partir del sábado, según Reuters. Las decisiones se tomaron después de que la agencia despidiera a un número no especificado de su personal e iniciara una investigación sobre sus presuntos vínculos con militantes palestinos.

«Las autoridades israelíes han proporcionado a la UNRWA información sobre la supuesta participación de varios empleados de la UNRWA en los horribles ataques contra Israel el 7 de octubre», dijo el viernes el comisionado general de la agencia, Philippe Lazzarini, en un comunicado. «Cualquier empleado de la UNRWA que haya estado involucrado en actos de terrorismo deberá rendir cuentas, incluso mediante un proceso penal».

El secretario general de la ONU, Antionio Guterres, está «horrorizado» por las acusaciones contra el personal de la ONU, dijo su oficina.

Se espera que el corte de financiación afecte a cientos de millones de dólares en ayuda muy necesaria para la agencia, que proporciona refugio y alimentos a los palestinos desplazados, una categoría que actualmente abarca a más del 85% de los residentes de la Franja de Gaza.

Lazzarini condenó a los gobiernos que habían optado por suspender la financiación durante la investigación, advirtiendo que tales acciones amenazaban el trabajo humanitario de la agencia en la región. “Los palestinos en Gaza no necesitaban este castigo colectivo adicional. Esto nos mancha a todos”, escribió sobre X (antes Twitter).

Israel ha acusado durante mucho tiempo a la ONU y a sus organizaciones miembros de simpatizar con Hamás. En octubre, el Estado judío exigió la dimisión de Guterres, acusándolo de “justificar el terrorismo”. Los funcionarios israelíes también dicen que los militantes palestinos están utilizando hospitales y otras instalaciones civiles como cobertura para sus ataques con cohetes contra Israel.

Las acusaciones de Israel contra la UNRWA se produjeron menos de una semana después de que la Corte Internacional de Justicia ordenara al país que tomara medidas de emergencia para evitar el “genocidio” en Gaza. El primer ministro Benjamín Netanyahu calificó el fallo de “escandaloso”.

El 7 de octubre, Hamás llevó a cabo un ataque sorpresa en el sur de Israel, matando a unas 1.200 personas y tomando más de 200 rehenes. Israel respondió declarando la guerra a Hamás y lanzando una operación militar en Gaza. Desde entonces, más de 26.000 palestinos han sido asesinados, según las autoridades de Gaza dirigidas por Hamás.